La importancia de mantener limpio el interior del coche

Por Dimitry • Publicado el 10 Feb 2022 dentro Consejos

No hay comentarios

A nadie le gusta admitirlo pero en más de una ocasión, el interior del coche ha parecido algo no mucho mejor que un basurero o una guarida de mapaches. No vamos a juzgar a nadie, estas cosas pasan; falta de tiempo para limpiar, tickets o mascarillas olvidadas, migas que acaban entre los asientos o kilos de arena de la playa se almacenan en el interior del coche.

¿Por qué es importante limpiar el coche por dentro?

Estos últimos años nos han enseñado que en las superficies de los objetos hay más de lo que se ve a simple vista; virus, bacterias o ácaros entre otros.

Mantener limpio el habitáculo de nuestro vehículo es importante porque nos protege de infecciones, enfermedades y alergias. Además de proteger nuestra salud física, un interior limpio y ordenado mejora el humor y proporciona una mayor sensación de bienestar y comodidad.

Cómo limpiar el interior del coche

En esta ocasión vamos a hacer una limpieza con el objetivo de higienizar, debería ser una práctica semanal que no tomará mucho tiempo ni productos.  Al no ser una limpieza en profundidad, detailing o quitar manchas, no vamos a desmontar asientos ni utilizar productos muy específicos, lo que buscamos es conseguir un interior agradable y seguro, limpio de virus y bacterias.

Puede parecer muy obvio pero seguir un orden adecuado te ayudará a tardar menos, limpiar mejor y no dejar ni un ácaro vivo:

1. Vaciar el coche. El primer paso abrir todas las puertas para que vaya ventilando y facilitar el poder sacar todo de dentro; huecos de las puertas, bolsillos de los asientos, consola central, etc. También sacaremos las alfombrillas para limpiarlas después fuera del coche.

2. Aspirado general. Es el momento de quitar esa buena capa de ácaros, polvo y arena que queda por el suelo, asientos y también entre estos. Además de aspirar las superficies más evidentes, es bueno ir más allá y hacer especial hincapié en los huecos que se forman entre asiento y consola o asiento y asiento.

Si aspiramos semanalmente el interior no se debería acumular mucho pero habitualmente hay una gran cantidad de suciedad debajo de los asientos traseros, más aún si viajamos con niños o mascotas. Es muy fácil acceder a esta zona.

No hay que olvidar  las alfombrillas, tras un par de buenas sacudidas, pasar bien el aspirador por todas las alfombrillas y más adelante, limpiar las junto con la tapicería porque con los pies arrastramos todo tipo de cosas.

3. Limpiar las superficies duras. Existen multitud de productos, para usos muy generales o muy específicos, con acabado brillo o mate… En este artículo nos vamos a centrar sobre todo en la higienización así que usaremos un limpiador con desinfectante pero aquí puedes ver una selección de productos específicos para la limpieza del automóvil.

En el interior del coche hay muchos recovecos que tocamos sin darnos cuenta con las manos y hay que limpiarlos si queremos un entorno seguro. Podemos destacar los asideros de las puertas o del techo.

4. Limpieza de tapizados. Al igual que para salpicaderos y otras superficies duras, hay mil y un productos donde elegir para el limpiado de tapicerías, por suerte, el mismo limpiador que usamos en el paso anterior no contiene lejía así que podemos usarlo tranquilamente en tela y cuero.

Para tapicerías también se puede usar amoniaco diluido en agua, que aunque tiene menor poder desinfectante que la lejía, no decolora tejidos ni superficies.

Tras aplicar el producto, podemos frotar con una microfibra aunque sería mejor un cepillo suave. Si se tratan de tapicerías de cuero, es muy buena práctica nutrir la piel una vez se seque el limpiador.

5. Limpieza de cristales. Mantener limpios los cristales es crucial para la visión del conductor y por tanto para la seguridad de los ocupantes. Los amaneceres son preciosos pero también muy molestos cuando vas conduciendo, y se complican aún más cuando se mezclan con unos cristales sucios.

El mejor aliado para unos cristales limpios es un buen desengrasante que no deje residuo, y sí, volvemos a hablar del amoniaco. Cualquier limpia cristales que se precie tendrá una buena dosis de amoniaco o de alcohol en su defecto.

Para un buen resultado, utiliza una bayeta de microfibra muy limpia o directamente papel, esparciendo el limpiador del centro hacia los extremos.

6. OPCIONAL – Desinfectar el circuito de aire acondicionado

Existen productos que sirven para eliminar las bacterias que se generan en el interior del circuito de aire acondicionado/calefacción. Estas bacterias crecen en la humedad residual de estos conductos y son el principal causante de malos olores al poner la ventilación.

Cada día es más habitual que alguien cercano tenga un generador de ozono, esta es otra alternativa a los desinfectantes que mencionamos arriba. Con un generador de ozono, las puertas cerradas y el aire puesto en modo recirculación conseguiremos el mismo efecto de limpieza del circuito.

Por esta vez, ya está bien de limpiar el coche, próximamente limpiaremos el exterior y con mucha menos frecuencia que esta limpieza básica del interior, una buena limpieza a fondo para prácticamente estrenar coche.

¡Saludos y a disfrutar de la conducción!

Notez cet article

Dejar un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *